El Lago Epecuén se encuentra situado al oeste de la Provincia de Buenos Aires en la República Argentina, en la ciudad de Carhué.

Sus aguas se caracterizan por contener efectos antiinflamatorios, descongestivos, depuradores y estimulantes de la regeneración celular.

El fango del Lago Epecuén suma a estas cualidades su capacidad de ser queratolítico (promover la descamación) y queratoplástico (contribuir a la cohesion celular) al mismo  tiempo. Todo ello por su contenido en azufre, que junto a otros elementos facilitan este proceso y se traducen en una piel más lisa y luminosa.

Los elementos que componen este agua y fango son muchos y se combinan entre en si en este gigantesco laboratorio natural que es el Lago, que actúa como un gran catalizador promoviendo reacciones diversas.

Algunos de los elementos que contiene Nuestro Lago:

  • Silicio: Fundamental en la formación de colágeno y elastina, cuya producción empieza a lentificarse a partir de los 35 años. Es un anti-flaccidez importante.

  • Sodio: Interviene en todos los procesos biológicos, siendo característico su poder hidratante, y su acción reguladora de los procesos de permeabilidad celular.
  • Cloruros: Estimulan la cicatrización, antiflogístico, ligeramente antiséptico.
  • Calcio: Fortalece la membrana celular, evitando arrugas. antioxidante, limpia los poros.
  • Potasio: Regula el equilibrio hídrico corporal, la deficiencia de potasio incluyen piel anormalmente seca, acné y erupciones de psoriasis
  • Estroncio: Es útil para reducir la picazón.